La mula y yo (de Juan Romero)

LA MULA Y YO

Juan Romero Moyano

Corrían los años 50, yo vivía en Alhucemas (Marruecos). Los españoles residentes podíamos hacer la mili en nuestro lugar de residencia.

Allí había un Grupo de Artillería, denominado “A lomo”, donde fui destinado a petición propia. Debe su nombre a que las piezas que componen un cañón eran transportadas a lomos de mulas.

La mula es un híbrido estéril, mixto de yegua y asno. Aquellas tenían muy mal carácter, tal vez por haber sido vapuleadas por sucesivas promociones de soldados, cada uno de su “leche”, o bien por su triste destino de acarrear siempre tan pesadas cargas.

Yo, que por aquellos entonces, lo más cerca que había visto a semejante cuadrúpedo había sido en la película de dibujos animados La Mula Francis, no esperaba que en fechas próximas iba a tener contacto directo con este animal.

No sabía yo lo que me esperaba cuando me comunicaron que, en el próximo desfile, iba a participar con mula inclusive; eso sí, con carga más liviana que las pesadas piezas del cañón, dado que yo pertenecía a la Plana Mayor de Mando y la mula iba cargada con material topográfico necesario para calcular la distancia de nuestra posición a la del enemigo.

Sin más preparación, llegó el día del desfile: las tropas de a pie abriendo la marcha, detrás la artillería “pesada”, las piezas del cañón a lomo de las mulas y, cerrando el desfile, mi mula y yo.

Cuando llegó el momento de seguir a los que me precedían, dijo mi compañera la mula: “¡De aquí no me muevo!”.

Al principio, de buenos modos; luego, a tirones y empujones, incluso con la ayuda de algún espectador paisano; pero no había manera de ponerla en marcha.

Mientras ella no se movía, yo veía con asombro y estupor cómo iba avanzando, paseo abajo, el grueso de la tropa. Así, mi mula y yo –por su mular gana- nos íbamos quedando descolgados de la formación.

Pedí ayuda, que me llegó tarde; pero aquel par de artilleros de refuerzo que dominaban el manejo de semejante animal, tras ímprobos esfuerzos, lograron ponerla en marcha.

Cuando pasamos frente a la tribuna, las autoridades militares y civiles, y el cura del pueblo (el franciscano padre Antonio), que siempre las acompañaba en esos eventos, ya se habían marchado.

Los escasos vecinos y familiares que esperaban mi paso, me recibieron con fuertes aplausos, risas y jolgorio general, a grito de “¡viva Juanito el del Oriente!”* y allí terminó la odisea.

Existe un viejo dicho popular que se aplica a muchos de nuestros congéneres cuando son muy cabezones y que dice: “Más terco que una mula”.

Suscribo totalmente esta afirmación y ahora, transcurridas tantas décadas de aquellas experiencias, recuerdo con nostalgia esta y otras muchas ocurrencias y peripecias vividas. También recuerdo la mula.

Septiembre 2016

* Oriente: Primer y único hotel de Alhucemas por entonces y, por tanto, conocido por todos. Era propiedad de la familia Romero-Moyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *