Hechizo (de Inma Ferre)

Hechizo

-Inma Ferre-

En las tardes serenas de invierno me gusta pasear junto al mar, mirar hacia atrás y ver las huellas de mis pies perderse a lo largo de la playa hasta más allá de donde llegan mis ojos.
Voy imaginando el mar como si fuera un gran cerebro y cada ola que arrima a mis pies como uno de sus pensamientos que arroja a mi encuentro: unos, suaves, agradables… casi dormidos llegan a la orilla; otros, fuertes, duros… de tan contundentes provocan daño al oído.
Hay noches en que apenas se percibe su oleaje, se ve tranquilo, en paz, dando el fruto de su vientre fecundo, feliz y sirviendo de espejo al cielo. En esas noches, mientras paseo por la playa cierro los ojos y respiro despacio para no romper el hechizo.
Durante el día parece que pierde intimidad. Se diría que durante el día es el mar y de noche, la mar… la mar que, como mujer enamorada, abre su inmensidad para que en ella penetre una luna que siempre cambia su hora de llegada, pero la mar, como mujer enamorada, siempre está ahí, nunca falta a la cita, nunca le falla. Esas noches soy la mar.

Un comentario sobre “Hechizo (de Inma Ferre)”

  1. Sencillo y hermoso poema de Inma Ferre sobre el trabajado pero nunca agotado mar/la mar. Compara cerebro y Mar como las causas que producen pensamientos y oleaje
    Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *